SOBRE QUÉ DIALOGAMOS

Cuando se conversa se reduce la incertidumbre a medida que escuchamos lo que aportan los demás y se aclara lo que no se entiende o no se comprende. Se puede, se debe, tener puntos de vista diferentes. Eso enriquece el diálogo, a veces la conversación transcurre por derroteros de incomprensión, de manera crítica pero constructiva, respetando las ideas de los demás. Se suele rebatir y apoyar propuestas, pero basándose en razones y argumentos. Se busca siempre el acuerdo, el consenso. Se puede decir que en ese momento la asamblea se hace educativa. Es decir, nos educamos mediante la conversación si hay respeto al otro u otra como legítimo otro u otra en la convivencia. Esta capacidad de argumentar nos permite ir construyendo nuestra convivencia democrática en nuestra clase.

En las asambleas el profesorado se incorpora como uno más con el deseo de cooperar, de participar y no de imponer su criterio, donde éste ha de saber que estamos educando en un modelo donde no se puede ocultar nada o enseñar cosas a medias, por eso si en la asamblea se nota que falta algo importante sobre la temática en discusión el profesorado debe aportarlo. Hemos de evitar las lagunas cognitivas y culturales. No existe una única manera de entender la asamblea, pero nosotros desde el Proyecto Roma, si le damos una significación exclusiva, como algo que no es fijo sino que se construye y reconstruye en cada asamblea, donde las aportaciones de cada una de las niñas o de los niños, y las del profesor o profesora, le va dando forma y sentido a la misma. No existe una receta para las asambleas ni una mecanización de las mismas. 

La asamblea es una estrategia didáctica para construir un viaje maravilloso que es el de la comunicación en el aula y el de la participación en la construcción del conocimiento de manera compartida. Por ello las niñas y los niños tienen que aprender a hablar, a escucharse, a corregirse, a respetar al otro que habla de manera diferente e incluso de algo que no se entiende. De este modo se van desarrollando como personas, respetando al otro en sus pensamientos y en sus intereses. La asamblea es el aprendizaje por socialización o, acaso convendría decir que es un modo de socializar la enseñanza donde se acatan unas normas elaboradas por todas y todos y donde nadie impone su criterio. 

El grupo del profesorado del Proyecto Roma en Andalucía, desde hace tres cursos académicos, se reúne una vez al mes en Antequera para analizar, reflexionar y dialogar sobre nuestra práctica educativa. Elegimos este lugar por ser un lugar equidistante en la Comunidad Andaluza. Pensamos que la mejor manera de aprender es sentarnos juntos y dialogar, estableciendo finalidades y responsabilidades comunes.